Estimulación Temprana y el Cerebro de tu Bebé

Actualizado: may 26

El Dr. Tomas Ortiz, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, quien desarrolla programas de Neuroeducación, dice:


”Activar los mecanismos cerebrales que procesan la información y que permiten construir las autopistas neuronales de aprendizaje, son fundamentales para que exista una diferencia entre un cerebro que se ejercita de forma ordenada, regular y sostenida y otro que no lo hace”


Actualmente se tiene información y estudios científicos de universidades dedicadas a ello, donde en tiempo real, pueden analizar el cerebro cuando realiza diferentes funciones.


El cerebro no entiende el ocio, él siempre esta haciendo algo, inclusive en nuestro tiempo libre, hay actividad, cuando dormimos hay actividad, cuando trabajamos, estudiamos o nos ejercitamos, hay actividad.


“ Está comprobado que si lo estimulamos ordenada y sistemáticamente y diariamente con cosas sencillas (como por ejemplo, ejercicios de equilibrio) y lo conectamos con la atención, la neuroplasticidad es mayor; se generan nuevas neuronas en el hipocampo, estructura asociada a la memoria” Afirma el Dr. Ortiz.


Cuando los niños hacen ejercicio regularmente, duermen muy bien y eso les genera un buen desarrollo madurativo. Por el contrario, aquellos que no lo hacen, sufren de un déficit de atención.


Así “ la diferencia entre el cerebro de un niño que se ejercita en forma ordenada y otro que no lo hace es la misma que existe entre un árbol visto en otoño o en primavera”.



¿Por qué es tan sensible el cerebro de un niño?


“ El cerebro en los primeros años de vida se encuentra en un proceso madurativo en el que establecen nuevas conexiones sinápticas y tiene lugar la plasticidad y la mielinización crecientes de sus estructuras en función de la estimulación recibida."


El cerebro en etapa temprana, produce respuestas más complejas en función de estímulos mas exigentes puesto que en estas etapas de la vida cuenta con gran cantidad de neuronas capaces de almacenar, interpretar y emitir respuestas eficientes ante cualquier estímulo, teniendo la capacidad de reajustar las conexiones sinápticas y generar nuevos aprendizajes.


La mejor oportunidad para el desarrollo del cerebro es en la infancia. Los niños tienen gran capacidad de adaptación a todos los procesos, rutinas o enseñanzas.



Aquellos niños que tienen la oportunidad de una vida con buena alimentación, educación, trato, vestimenta, tienen los mejores promedios de Coeficiente Intelectual. Esto es debido a que en esta etapa, además de la capacidad de adaptación y de las oportunidades, se produce un gran desarrollo neuroanatómico. El cerebro está dispuesto al cambio, es la mejor oportunidad para su desarrollo




¿Hay una forma adecuada de estimular el cerebro de los niños?


“La mejor manera, más eficiente y más gratificante es mantenerlos activos, con una gran cantidad de ejercicios y movimientos, en un ambiente enriquecido de estímulos y emocionalmente estable, capaz de crear nuevas conexiones neuronales, que permitan analizar, procesar, integrar y ejecutar estímulos ambientales”

En este sentido, la estimulación, la estabilidad emocional, y el aprendizaje serán decisivos en el desarrollo optimo del cerebro del niño.


Cuando un niño se ejercita, corre, salta, se suspende, desarrolla una resistencia inigualable, lo que repercute en una gran oxigenación en su cerebro, lo que a su vez significa el alimento para las neuronas. (Sangre oxigenada).


Su cerebro esta activo, el aparato circulatorio se encuentra en funcionamiento máximo y el aparato respiratorio agranda constantemente su capacidad.


¿Cuándo aprende un niño?


La respuesta es muy simple y la tenemos al alcance de nuestra mano: “Cuando es Feliz”.


El empírico y viejo adagio griego: “mente sana cuerpo sano” sin entrar en el campo filosófico, puedo afirmar que el ejercicio aparte de lo dicho anteriormente, trae muchos beneficios a un niño.


La práctica del ejercicio ha sido examinada y los resultados han demostrado que tanto el ejercicio regular tiene efectos directos e indirectos sobre el cerebro.


La influencia indirecta del ejercicio sobre el cerebro ha sido examinada en términos de su influencia sobre la salud mental y la habilidad cognitiva.


1. Mejora su resistencia, por lo tanto, mejora el tono muscular y aumenta su nivel de esfuerzo.

2. Mejora el ritmo cardiaco, por lo que el aparato circulatorio funciona a la perfección.

3. Aumenta la capacidad respiratoria.

4. Reduce la obesidad y aleja el sedentarismo

5. Controla la ansiedad y la depresión.

6. Aumenta la autoestima.

7. Mejora la cognición y la eficacia del recuerdo.

8. Ocupa el tiempo de ocio y satisface las necesidades lúdicas

9. Eleva los niveles de atención

10. Aumenta los tiempos de concentración

11. Activa las memorias

12. Entre otras funciones


Ahora podemos decir y corroborar aún mas, lo dicho por mas de cuarenta años:


“LO IMPORTANTE QUE ES EL EJERCICIO PARA NUESTROS HIJOS”


Escrito por: Profesor Julio C. Doná

187 vistas

Calle 93B no 18 - 62

57+1 3186788789

Bogotá,  Colombia

© Copyright Inversiones DyD 2020 - Todos Derechos Reservados

Política de Manejo de Datos y Privacidad | Términos y Condiciones